Historia del Futbol en México : Nuevas Figuras Mexicanas

Nuevas figuras mexicanas

A partir del torneo 1932-1933 aparecen nuevas figuras mexicanas dentro de nuestro balompié.

Si bien algunos equipos se encontraban en franca renovación de sus planteles por el retiro de algunas de sus figuras (América, por ejemplo), otros estaban tomando muy en serio las visorías.

Uno de los equipos que mayor cuidado tuvieron en la búsqueda de jóvenes promesas fue sin duda el Necaxa.

Principalmente el talento provenía de la ciudad de Guadalajara. Aprovechando las visitas de equipos como Atlas y Nacional, algunos jugadores fueron invitados a quedarse a jugar en la Ciudad de México.

Una de los sobresalientes era “pichojos” Pérez quien participó en la Copa del Mundo Uruguay 1930 aunque sería hasta su posterior paso al Necaxa donde viviría sus mejores años.

Hagamos un repaso de las principales nuevas figuras mexicanas.

 

 

Nuevas Figuras Mexicanas

Varios jpovenes talentos aprovecharían la oportunidad al ocupar los lugares de legendarias figuras.

Estos son los más destacados jugadores que comenzaron a brillar con luz propia.

 

América

Como ya indicamos, el Club América había visto el retiro de algunos de sus jugadores más emblemáticos que lo habían llevado a un tetra campeonato.

Ya no estaban más Ignacio de la Garza en la portería o los hermanos Garza Gutiérrez para apuntalar la defensa.

El gran goleador Ernesto Sota dejaba su lugar a su hermano Jorge, quien continuó la tradición goleadora.

Para cubrir estas ausencias el mérica presentaba a dos sensacionales porteros quienes se disputarían fieramente la titularidad: Rafael Mollinedo y Rafael Navarro Corona.

Mucho tendría que trabajar la organización americanista para reverdecer laureles.

 

 

Asturias

Acostumbrados a ser un equipo de altibajos, los astures procuraron pulir a sus jóvenes promesas.

Un excelente portero, Alfonso Riestra, arrebataría la titularidad al mundialista Isidoro Sota.

Otro jugador que comenzaba a llamar la atención era el delantero Francisco Arguelles a quien apodaban “el charro”.

Muy pronto se convertiría en figura del equipo.

Uno de los principales problemas que enfrentaban los nuevos talentos era que en el equipo asturiano las oportunidades eran pocas en aquella época.

 

 

Atlante

El equipo azulgrana mantenía su base de veteranos como base del equipo.

Mundialistas de la talla de Juan “trompo” Carreño, Felipe “diente” Rosas, del goleador Narciso “nicho” Mejía y del recio defensa “chaquetas” Rosas, eran bien complementados por jóvenes valores.

Agustín “compadre” Mendoza y los hermanos Olivares a quienes apodaban “las nachas”, generaban la certeza de que el equipo estaba en su punto.

Su título de campeón del torneo 1931-1932 y el subcampeonato del año siguiente eran la mejor muestra.

 

 

Club España

El Real Club España demostraba que durante su ausencia no se había dormido en sus laureles y presentaba una línea de jóvenes delanteros que dejarían una huella profunda en el futbol mexicano.

Luis García Cortina, el famoso “Tití”, Luis Fuente “el Pirata”, hombre que se convertiría en toda una leyenda y José López Herranz, extremo izquierdo español quien llegara con Gaspar Rubio y se quedaría a radicar en Méxicoeran algunas cartas fuertes.

Otro hombre que debutaría en el España y se convertiria en leyenda sería Manuel Alonso, dueño de un tremendo disparo de media distancia.

Por si fuera poco, el España se hacía de los servicios del jóven delantero del Germania Fernando Marcos, armando un equipo de verdadero respeto.

 

 

Necaxa

El equipo electricista había hecho las cosas muy bien desde el inicio de la década de los años 30.

Contaba con grandes valores mexicanos como los defensas Antonio Azpiri e Ignacio “calavera” Avila.

Tambien de Guadalajara llegaron “perro” Ortega y Lorenzo “yegua” Camarena para crear una media cancha que haría época.

Para la delantera Juan Ruvalcaba había resultado una verdadera revelación y pronto se harían con los servicios de dos estrellas mundialistas que jugaban en el Marte: Luis “pichojos” Pérez e Hilario “moco” López.

Sería el inicio de los años treinta donde se conformaría el gran equipo y posterior leyenda de los “once hermanos”.

 

 

Club México

El modesto club de San Pedro de los Pinos era un neto formador de jugadores.

Al no contar con el respaldo de mecenas o empresarios poderosos, el México se nutría de muchachos que llegaban a probar suerte en sus filas.

Sus jugadores estrellas como el portero Cirilo Roa o el delantero Juan Castro (quien pasaría al América), habían dejado al equipo.

Por aquellos años un par de hermanos apellidados Escalante, cobrarían notoriedad por su buen juego.

Muy pronto, como era costumbre para el México, el Asturias se llevaría a sus jóvenes estrellas.

 

nuevas figuras mexicanas

 

Más sobre las figuras del futbol mexicano

 

Comparte en redes

Leave a Comment

%d bloggers like this: