México – Estados Unidos en Italia 1934

México – Estados Unidos en Italia 1934

Mientras en México se retomaba el torneo 1933-1934 y en las oficinas de la Liga Mayor se pensaba cómo obtener los fondos para la preparación y posterior competencia, una noticia cayó como balde de agua helada.

Estados Unidos, de forma completamente extemporánea, presentó su inscripción para disputar la Copa del Mundo Italia 1934.

Nuestros dirigentes se sentían confiados de que la solicitud sería rechazada y esperaron noticias.

Pero resulta que el gobierno italiano comenzó a presionar para que se aceptara la solicitud.

Había muchos italianos viviendo en el vecino del norte y ese sería un atractivo de taquilla.

Además, se rumora que Benito Mussollini se sintió encantado de que ambos equipos jugaran en suelo italiano.

El padre de Mussolini era un gran admirador de Benito Juárez, por ello su nombre de pila, por lo que tener a México le agradaba.

FIFA, preocupada desde entonces por agradar a los gobiernos en turno, decidió aceptar la solicitud y además determinar que el encuentro se disputara en Italia, previo al arranque de la Copa del Mundo.

La falta de actitud de los federativos mexicanos, al no interponer una protesta por la inscripción fuera de tiempo pasó factura

¡Cuida tu piel ahora!

 

El Manejo Federativo

Algunos sectores de la prensa criticaron duramente a los dirigentes por su falta de accción.

Pero la Liga tenía mucha prensa a su favor, por los motivos que fueran.

Sportsmemories by HeartbooksEl manejo de este nuevo encuentro eliminatorio que por mínima justicia debió haberse realizado mediante una serie de tres partidos en suelo mexicano, resultó escandaloso.

Se filtró que México asistía a la Copa del Mundo Italia 1934 y que jugaría una ronda preliminar frente a Estados Unidos.

Se vendió hasta la saciedad que este partido era ya parte de la Copa del Mundo y que los derechos de México habían sido respetados.

Luego de eso, se comenzó a hablar de que el equipo norteamericano era débil y que no tenía nada que ver con la selección que había llegado a semifinales en la Copa del Mundo Uruguay 1930.

La prensa hizo su trabajo de convencimiento entre los aficionados llegando incluso a denostar a los periodistas independientes de revistas especializadas que deseaban se hablara con la verdad.

Esa campaña mediática hizo eco entre el entrenador y los jugadores nacionales.

Enfrentar a Estados Unidos no debía ser complicado.  Los norteamericanos habían decidido no participar debido a que no tenían un buen equipos, se decía.

 

 

Los preparativos

El encuentro se disputaría el 24 de mayo de 1934 en el Estadio Nacional Fascista, teniendo como personajes principales al mismo Benito Mussollini.

Nuestros dirigentes hicieron cuentas y ante la falta de recursos, encontraron que podrían ahorrarse buen dinero en el traslado fijando un itinerario extenso.

Copa Mundial de la FIFA Italia 1934™Además, contrataron los boletos de regreso para un día después de que se jugara el encuentro final.

No sabemos si pensaban que iban a llegar hasta la ronda de semifinales o simplemente la idea era aprovechar para hacer turismo.

Se llamó nuevamente a Rafael Garza Gutiérrez para que preparara el equipo y seleccionara a los jugadores.

Ante este nuevo desafío, en una muestra de unidad, los equipos accedieron a que la fase final del torneo 1933-1934 se jugara sin seleccionados, lo que afectaría seriamente a algunos equipos.

Finalmente, sin partidos de preparación y con una enorme desorganización administrativa, los seleccionados partían a Italia.

 

En 1936, primer duelo mexicano en la Liga | Real Oviedo - Web Oficial

Larga Travesía

Se proyectó un primer viaje desde la Ciudad de México a Veracruz en tren.

Desde el Puerto de Veracruz el equipo se embarcaría hacia La Habana donde descansaron un poco para continuar el viaje a Vigo, España.

Al llegar a territorio español, un nuevo viaje a Southhampton en Inglaterra desde donde tomarían otro barco para llegar a Francia.

El viaje desde territorio francés a Roma se haría vía terrestre.

Mis amables lectores podrán imaginar las condiciones de este viaje en el año 1934.  Fueron 26 días de viaje con poco descanso y muchas distracciones.

Al público se le vendió la idea de que el viaje en esas condiciones permitiría a los jugadores seguir su preparación tanto en el barco como al arribar a las distintas ciudades.

Adicionalmente, la convivencia entre los jugadores generaría un mejor vínculo entre ellos mejorando su rendimiento.

Una vez instalados en Roma, los jugadores comenzaron a entrenar de manera más constante.

También tuvieron la oportunidad de disfrutar de la ciudad y conocer la historia y encantos de Roma.

La hora se acercaba y el entrenador nacional seguía definiendo su cuadro.

Los enviados de la prensa a cubrir el evento, prensa aliada a los intereses de la Liga Mayor, escribían optimstas que el equipo estaba en su punto.

 

México – Estados Unidos en Italia 1934

El 24 de mayo los equipos llegaban al Estadio Nacional Fascista que presentaba una entrada de poco más de diez mil aficionados.

En los vestidores, los entrenadores daban sus últimas instrucciones y motivaban a sus jugadores.

En el campo ya se encontraba el cuerpo arbitral encabezado por el señor Yossouf Mohamed de Egipto, acompañado por los señores Gialma Bevilacqua y Felice Rovida, ambos italianos, como jueces de linea.

México-Estados Unidos, el origen del clásico fue en Italia 1934Bajo un calor agobiante, el equipo de Estados Unidos saltaba a la cancha dirigidos por David Gould, entrenador escocés que comandaba al cuadro de las barras y las estrellas.

Estados Unidos presentaba a Julius Hjulian; Ecker Czerkiewicz, George Moorhouse; Bill Lehman, William “Billy” Gonzalvez, Peter Pietras; James Gallagher, Warner Nilsen, Aldo Donelli, Tommie H. Florie, Willie McLean.

Cinco de los semifinalistas de la Copa del Mundo Uruguay 1930 estaban presentes.

Por su parte, el equipo de México entraba con su tradicional uniforme guinda encabezados por Rafael Garza Gutiérrez como su entrenador, sorprendió con algunos cambios.

México alineó a Rafael Navarro; Antonio Azpiri, Lorenzo Camarena; Guillermo Ortega, Ignacio Avila, Felipe Rosas; Vicente García, Manuel Alonso, Dionisio Mejía, Juan Carreño, José Ruvalcaba.

Solamente tres mundialistas en su cuadro.

Tras la ceremonia del volado para escoger campo y saque, todo estaba listo para el arranque.

 

Primer Tiempo

Durante los primeros minutos ambos equipos se dedicaron a estudiar a su rival.

El nivel de ambas escuadras se vió muy discreto, sin que ninguno pudiera hilar tres pases seguidos sin perder el balón.

Al minuto 18, Aldo Donelli recibe un balón entrando al área mexicana y saca un potente disparo que vence sin remedio a Navarro Corona.

La derrota de México en el primer MundialLos mexicanos acusan el golpe pero se lanzan con furia en pois del empate.

Ante los embates mexicanos, la defensa rival se muestra insegura.  Un servicio al área no puede ser despejado y Manuel Alonso con rápida reacción, anida el tanto del empate.

Los mexicanos sienten un gran alivio y se relajan.

Tan solo tres minutos después del empate, un nuevo error de la defensiva mexicana permite que Donelli dispare y el portero ataca mal el balón.

El desconcierto es total en las filas mexicanas.

Un nuevo ataque y penal a favor de los Estados Unidos.  Donelli toma el balón y se prepara a ejecutar disparando con fuerza pero a un costado de la portería mexicana.

Finaliza el primer tiempo con marcador Estados Unidos 2, Mexico 1.

 

Segundo Tiempo

En el segundo tiempo se comienza a ver lo evidente.

Estados Unidos es un equipo físicamente poderoso, corpulento y sus jugadores muestran una gran preparación.

Por el lado de los mexicanos hacen estragos el largo viaje y la pésima condición física.  Felipe Rosas entraba con seis kilos de más y Juan Carreño parecía haber perdido la fuerza.

Al minuto 52, McLean se va por su banda y Antonio Azpiri se barre tarde y con ambos pies por delante.  Falta y expulsión para el defensor mexicano.

México empuja con más corazón que futbol.  La delantera mexicana luce sin ideas, desconectados y son fácil presa de los rivales.

Al minuto 74 Donelli se escapa, se quita a Rosas, selleva por velocidad a Camarena y vence la débil defensa del portero mexicano.

México saca fuerzas de flaqueza y en una evidente desatención de la defensa norteamericana, Dionisio Mejía anota el 2 a 3 y le mete dramatismo al encuentro.

1934: USA vs. Mexico and the “little truck” – Society for American Soccer HistoryLos diez mexicanos se prodigan y buscan el empate para forzar tiempos extras.

Algunos minutos pasan y México no encuentra como generar peligro.  Es desesperante el estéril dominio mexicano.

Estados Unidos mete a toda su gente a defender dejando solo a Donelli en el medio campo a ver si agarra algún balón.

Faltando tres minutos para la terminación del partido, uno de esos despejes de la zaga norteamericana llega a Donelli quien nuevamente arranca solo y su alma hasta enfrentar al portero al que bate con disparo raso.

Cuatro a dos y tan solo un par de minutos por jugarse.

Las lágrimas aparecen en algunos jugadores mexicanos.  Lágrimas de impotencia y desesperación al sentir que el cuerpo no da mas.

El señor Mohamed señala el final del partido y los jugadores de Estados Unidos estallan en júbilo.  Estados Unidos calificaba al mundial.

 

Lo que mal empieza …

Los jugadores mexicanos regresaban al vestidor abatidos, con las cabezas bajas y más de una lágrima en el rostro.

México - Estados Unidos en Italia 1934 - México vs Estados Unidos: Aldo Donelli torturó a México en la Roma fascista: Aldo Donelli torturó a México en la Roma fascista - AS MéxicoHabían dado lo mejor que tenían pero en su interior tenían claro que habían sido preparados de manera pésima.

La fuerza y corpulencia de los norteamericanos nunca supo ser contrarestada y los hombres de experiencia como Rosas, “Nicho” y el “Trompo”, nunca pesaron en el campo.

Pero la situación todavía sería peor gracias a la mala planificación directiva.

Mientras los jugadores tan solo pensaban en regresar a casa cuanto antes y tratar de olvidar este episodio, el señor Antonio Correa, jefe de la delegación, brillaba por su ausencia.

Muy pronto los jugadores se enteraban que no regresarían pronto a México y que deberían jugar donde se pudiera para obtener dinero para solventar los gastos.

¡Vaya escándalo!

 

La Historia del Futbol en México Continúa

México – Estados Unidos en Italia 1934
Comparte en redes
%d bloggers like this: