Leyendas del futbol mexicano : Oscar Bonfiglio

Oscar Bonfiglio Martínez

Una de las figuras más influyentes en los campos de juego del futbol mexicano fué Oscar Bonfiglio, “Yori”, gran portero mexicano.

Militar de carrera, Oscar Bonfiglio, nacido en el Estado de Sonora el 5 de octubre de 1905, muy pronto se aficionó al futbol y especialmente, le llamó la atención la posición de portero.

Gracias a formar parte del ejército mexicano, cuando la dependencia decidió formar un equipo para participar en la liga mexicana, Bonfiglio pidió la oportunidad de probarse.

De inmediato llamó la atención por su arrojo y valentía defendiendo los tres postes pero sobre todo, por su don de mando dentro de la cancha.

 

Trayectoria Como Jugador

Comenzó su carrera en el Guerra y Marina, equipo patrocinado por la Secretaría de Guerra y Marina de México y particularmente por el general Rafael M. Aguirre, quien era muy aficionado al deporte.

La aventura comenzaría en el año 1921 con resultados regulares.

Oye, Juan, ¿sabías que...?Para el año 1923 el equipo cambiaría de nombre a Son-Sin, palabra compuesta por Sonora-Sinaloa, debido a que la Federaciön de Futbol prohibió utilizar nombres de dependencias gubernamentales.

Al final del torneo 1923-1924 el equipo desapareció, marchando Oscar Bonfiglio a cumplir con sus obligaciones militares.

Poco después, recibió la oportunidad de formar parte del Club Asturias donde gracias a sus actuaciones, comenzaría a destacar.

Gracias a su destacada participación, fué convocado a la selección nacional que participaría en los Juegos Olímpicos Amsterdam 1928.

Disputaría el puesto con Ignacio de la Garza, portero del multicampeón América y quien era una estrella para los aficionados en aquel tiempo.

 

Participacíón en Juegos Olímpicos

La selección, con muy poca preparación y cero experiencia internacional, se embarcó a su aventura olímpica.

Durante la larga travesía Oscar Bonfiglio se destacaría por su compañerismo y liderazgo.  Al llegar a tierras europeas, no había duda que el debería ser el portero titular.

México debía enfrentar a España en la primera ronda.  Dentro del campo de juego muy pronto se marcaron las diferencias.

España arrollaba a México por 7 a 1 pero los diarios destacaban la gran actuación del guardameta mexicano.

Posteriormente, en una especie de ronda de consolación, México volvía a caer ante Chile por 3 a 1.

A pesar de los resultados adversos, tanto directivos como la poca prensa que cubría el futbol en México, señalaban que el equipo estaba en fase de aprendizaje, lo cual era cierto.

Al regreso a territorio mexicano, los jugadores se reintegraban a sus equipos a tratar de mostrar lo aprendido.

 

Campeón del Futbol Mexicano

Para el torneo 1928-1929, Oscar Bonfiglio se integró al Marte, nombre que adoptaría el equipo del ejército nacional.

Esa temporada de “debut” de los merengues se alzarían con el título cortando la racha de cuatro campeonatos consecutivos al América.

Nuevamente, Bonfiglio se mostraba como la gran figura de su equipo por sus grandes actuaciones y su liderazgo dentro y fuera de la cancha.

Para el siguiente torneo el equipo no pudo mantener el nivel, pero su portero continuó siendo la gran figura.

Los constantes movimientos con cambios de zonas y mandos dentro de las fuerzas armadas del país, pasaban factura al equipo de futbol que los representaba.

Al llegar la invitación para participar en la Copa del Mundo Uruguay 1930 un jugador tenía el puesto seguro ante los ojos de la prensa y la afición: Oscar “Yori” Bonfiglio.

 

Copa del Mundo

Tras una ardua preparación física, el seleccionado nacional bajo el mando de Juan Luque de Serrallonga, se declaraba en pié de guerra.

La portería del seleccionado nacional estaba cubierta por Oscar y por Isidoro Sota, jugador que tendría una larga carrera en el futbol.

A México le tocaría disputar el partido inicial frente a Francia y a Bonfiglio el “honor” de ser el primer arquero que recibía un gol en copas del mundo.

Ese encuentro lo ganaba Francia por 4 a 1 y el entrenador decidió darle la oportunidad a Sota para el segundo encuentro frente a Chile.

Nueva derrota, ahora por 3 a 0 del equipo mexicano y solo faltaba el encuentro frente a Argentina.

Oscar Bolfiglio regresaba a la portería de México en este tercer encuentro el cual se disputó en el mítico Estadio Centenario de Uruguay.

Argentina, que disputaría la final, ganó como era previsible por 6 a 3 pero en esta ocasión, tanto el público como la prensa alabaron la bravía participación de los aztecas.

Mención especial se llevó nuestro personaje al atajar un tiro de penal en ese encuentro.

 

El regreso a la Liga y el Retiro

Tras la justa mundialista, Bonfiglio regresó a cubrir la portería del Marte pero los acontecimientos del torneo 1930-1931, provocaría el retiro de muchos jugadores.

Bonfiglio continuaría su carrera al normalizarse la liga pero una desafortunada lesión, una severa fractura, lo retiraría de las canchas durante largo tiempo.

Siendo un hombre de carácter, se recuperó y volvió a los campos de juego, retirándose en el año 1938 formando parte del Club América.

 

General del Ejército y Entrenador

Siempre fiel a su carrera militar, Bonfiglio ascendió rangos dentro del ejército hasta llegar a General de División, lo que lo llevaría a vivir temporadas en diferentes ciudades del país.

Dirigió al Club Guadalajara dentro de la Liga de Occidente, siendo nombrado entrenador de la Selección Jalisco hacia el año 1940.

oscar bonfiglioPosteriormente se convertiría en entrenador de equipos en la ciudad de Puebla continuando su trabajo entre los campos de juego y la milicia.

En los años cincuenta dirigió al Club Deportivo Irapuato en la recién creada segunda división, sentando las bases del equipo que ascendería a la primera división unos años después.

Conforme los ascensos y nuevas responsabilidades de su mando dentro de la armada crecían, Bonfiglio se retiraba del futbol profesional.

Siempre siguió ligado al deporte, apasionado como pocos, pero viendo los toros desde la barrera.

En el año 1982 disfrutó del gran honor de ser elevado al Salón de la Fama del Deportista Sonorense.

Don Oscar Bonfiglio pasaría a mejor vida el 14 de enero de 1987, después de haber disfrutado de una nueva Copa del Mundo.

Sin lugar a dudas, una de las grandes Leyendas del Futbol Mexicano.

 

Más Leyendas del Futbol Mexicano

 

Comparte en redes
%d bloggers like this: